article placeholder

Declaración de guerra

Carta de unos padres a su hijo Por mucho que se entremezcle con intereses industriales o espurios, el cine siempre mantiene intacta su capacidad de servir como refugio de la inocencia. Nunca podemos olvidar esa...
article placeholder

Tres

Volver Decía, no del todo convencido he de admitir, y mediante una rara analogía que tenía que ver con puentes, sacrificios e incendios, en estas mismas páginas, cuando se estrenó la anterior película del alemá...
article placeholder

El caballo de Turín

Madre, somos idiotas Durante la década pasada el nombre de Béla Tarr se escuchaba en los mentideros cinéfilos en forma de resonancia: el eco de un cineasta tras la reinvención de Gus Van Sant en su trilogía de la muerte, un territorio trazado mediante largos p...
article placeholder

En defensa de Carlos Boyero

«Vamos a intentar hacer un artículo defendiendo a Carlos Boyero. Es muy fácil, me dirás, porque lo que hace Boyero se defiende solo, o bien, en todo caso, lo defiendes tú con los ojos cerrados, con uno cerrado y otro abierto, en una barra de bar, en un urinario, en un jardín de infancia o en el metro a las seis de la mañana, con copas de más, con resaca de menos y sin horas de sueño desde el martes pasado.»
article placeholder

DVD: Novedades febrero 12

Dos títulos actuales y bien dispares entre sí. Por un lado, la historia de Emma Bovary vista por Arturo Ripstein en Las razones del corazón y por el otro Pánico, un terror de carretera británico en el que el protagonista pierde a su novia al principio a manos de un camionero encapuchado, y su crisis de pareja pasará a un segundo plano.
article placeholder

Jack y su gemela

El placer de las comedias anormales Empezaré por confesar que la estatua ecuestre de Adam Sandler ya no reluce como antaño en mi galería de héroes cinematográficos de ayer y de hoy. Tengo la sensación, no sé si...
article placeholder

Big Bang

Ante el estreno en Estados Unidos de la quinta temporada, repasamos algunos de los aspectos que han hecho de esta serie una de las favoritas de espectadores de todo el mundo, haciendo accesible el mundo de la ciencia a través de unos personajes de lo más peculiares.
article placeholder

Los Muppets

Volver a empezar La idea para reflotar los legendarios Muppets de Jim Henson, cuyos derechos pertenecen a Disney desde la pasada década, fue presentada al estudio por Nicholas Stoller y Jason Segel el mismo año en que estrenaron Paso de tí (Forgetting Sarah Ma...
article placeholder

Los descendientes

Tragos amargos, mirada dulce En 2006, tras la estimulante aunque irregular Entre copas (Sideways, 2004), Alexander Payne dirigió el último y mejor episodio de la película grupal Paris, je t’aime (2006). En 14e ...
article placeholder

El monje

El convento, el fraile y su secreto Escrita a finales del siglo XVIII por Matthew G. Lewis, El monje está considerada una de las cimas de la novela gótica. Tachada de blasfema y libertina, lo cierto es que más ...
article placeholder

Underworld: El despertar

Ruido, nueces y artes marciales Cuando tanto Stephen Norrington, con Blade (Id., 1998), como los Hermanos Wachowsky, con la trilogía iniciada con Matrix (The Matrix, 1999), empezaron a filtrar el actioner estadounidense a través de una sensibilidad estética he...
article placeholder

Bunraku

De teatros y ferias Hay ocasiones en que lo mediocre nace de la necesidad de contar una historia. Un ejemplo es Holly (2006), ópera prima de Guy Moshe en torno a la prostitución infantil en el Sudeste Asiático,...
article placeholder

Imágenes de la revolución

«Por eso, que en el año de publicación de este libro se haya producido un fenómeno llevado a los altares con el pomposo —y falaz— epígrafe de “Spanish Revolution” —que más bien pareciera el spin-off de una de las infumables secuelas de Matrix— parece un verdadero chiste si lo comparamos con aquellos procesos históricos que inevitablemente pusieron patas arriba el orden establecido hasta el momento de su consecución.»
article placeholder

Sherlock Holmes: Juego de sombras

Si Sherlock Holmes (2009) fue el digno fruto de un habilidoso ejercicio de malabarismo con el legado de Conan Doyle, los responsables de la película han optado, en esta ocasión, por desligarse manifiestamente de la obra del escocés, hiriendo de muerte un producto vacuamente referencial, acomodaticio y conformista.