Un baño reparador en Déjame entrar (Thomas Alfredson, 2008)

momento5

Resolver es mostrar lo que no habiamos visto. Normalmente. Cuestionar la respuesta es confirmar la pregunta. De toda la vida. Dejar de ver es empezar a mirar. El sonido, el movimiento del agua, el sabor de la sangre cuando te entra por la nariz son las gafas que nos enseñan a comprender. El fuera de campo como el centro del universo. Una piscina como la esquina de una historia. El niño no se ahoga. La niña vampira mata a los malos. Thomas Alfredson nos deja entrar en el misterio.

Manuel Ortega

El lado oscuro de los seguratas en Observe and Report (Jody Hill, 2009)

Cuando las cosas no van bien, Ronnie (un impagable Seth Rogen) opta por dejarse llevar (por su compañero y amigo), disfrutar de la vida (sus vicios) y su trabajo (los skaters siempre fueron una molestia)… un punto de giro soberbio, uno de los muchos de este film delirante y descacharrante firmado por Jody Hill y editado directamente en dvd en España (con un título muy poco inspirado: Cuerpos de seguridad).

J.D. Cáceres Tapia

Parábola de las ratas y las ardillas en Malditos bastardos (Quentin Tarantino, 2009)

La metáfora que utiliza el coronel nazi Hans Landa para explicarnos el antisemitismo es, cuando menos, inquietante. Nos descubre la absurda distinción que hacemos entre nuestra aversión hacia las ratas y la simpatía que dedicamos a las ardillas (siendo ambas roedores y susceptibles de trasmitir enfermedades). Interesante reflexión sobre el origen irracional de toda fobia.

Arantxa Bolaños de Miguel

En el epicentro de la catástrofe en Señales del futuro (Alex Proyas, 2009)

httpv://www.youtube.com/watch?v=vXwB7_dOtA4

(sin comentario)

Diego Salgado

Prólogo de Anticristo (Lars von Trier, 2009)

(sin comentario)

Nayra Fusté Marí

Café al amanecer en Melancholia, de Lav Diaz (Filipinas, 2008).

momento1

—Es muy amable. Ha abierto la puerta a una desconocida, a una prostituta.
—Señorita… Todas las personas somos iguales.

Jaime Natche

El recuerdo de la masacre, en Vengeance (Johnnie To, 2009)

El dolido y ajado Costello (Johnny Halliday) regresa, acompañado de tres mafiosos, a la casa donde unos sicarios mataron a su yerno y a sus nietos, dejando gravemente herida a su hija. Los cuatro hombres pasean por el escenario del crimen y, como si de una visió mística se tratara, revivimos la masacre. Tras contemplar el horror, los tres hombres se aliarán con Costello para vengar la muerte de su familia. Johnnie To muestra de forma casi “fordiana” que la camaradería también es cosa del cine negro. Y es que cuesta imaginar una venganza más bella que esta.

Sergi Fabregat

El despegue de Carl Fredricksen en Up (Pete Docter, Bob Peterson, 2009)

momento2

Soltar lastre y volar…

Natalia Vías

Viaggio in Italia en Mad Men – 3×08 – Souvenir (Phil Abraham, 2009)

momento3

El escenario romano transforma a Don y Betty en unos personajes anónimos que sólo se sienten cercanos cuanto más distantes se representan. Fingen y persiguen desearse siendo unos aparentes desconocidos, aunque luego su vínculo familiar les reprima, coarte su libertad y les devuelva a la realidad mediocre que amenaza con precipitar la separación definitiva.

Óscar Brox

Recuerdos a 33 r.p.m. en Still Walking (Kore-eda Hirokazu, 2008)

(sin comentario)

Tonio L. Alarcón

Salto al vacío en El luchador (Darren Aronofsky, 2009)

momento4

Sobre este salto al vacío en el demoledor plano final se podría escribir un libro entero, pero una imagen (esa imagen), y el nudo en la garganta que nos atenaza durante los largos segundos en que el fundido a negro tarda en dar paso a los créditos y a la canción The Wrestler de Springsteen, valen más que mil (y pico) palabras.

Sergio Vargas

La escena final de Enemigos públicos (Michael Mann, 2009)

(sin comentario)

D.R.