Llevan tanto tiempo diciéndonos que el mundo se acaba en 2012 que a veces no nos damos cuenta de que empieza a parecer verdad. La repetición se convierte en rutina. Por mi parte, demasiados acontecimientos de diversa índole pero ninguno agradable, hacen que comience a cobrar conciencia de mi propia mortalidad, y la realidad en que vivimos sigue tan poco amistosa como los últimos años. Palabras como crisis, corrupción o hijoputismo empiezan a perder todo sentido desde que están continuamente en boca de todo el mundo sin que parezcan remover de verdad a nadie de tanto que nos hemos acostumbrado a ellas, y eso es algo lamentable hasta límites infrahumanos. Nos están automatizando. Cantaba Rosendo aquello de “Son máquinas, y yo solo carne y hueso”. Carne y hueso de momento, pero vamos por mal camino.

El festival de Sitges, al que también hemos aprendido a acostumbrarnos desde que nació esta revista hace ya más de diez años, es una de las cosas que cada mes de Octubre nos devuelve la ilusión. Serán diez días donde desconectaremos de esa realidad para sumergirnos en irrealidades a ratos mucho peores (aunque los manifestantes que salieron peor parados estos días quizá pueden diferir en esto, y probablemente con razón), y en las que nos regocijaremos viendo como otros lo pasan mal, nos reencontraremos con los amigos en los bares y en las calles que van del Auditori al Retiro y al Prado, aplaudiremos cuando cercenen miembros (quizá hasta viriles), recorreremos de nuevo las arenas de sus playas, y seguro que iremos agregando gente nueva al club de los que saben que volverán (o al menos les dolerá horrores si un año no pueden hacerlo).

Después de este preludio gagá (no quiero pensar en que se puede convertir en años sucesivos; quizá en un octubre dentro de treinta años recorreremos como zombies las calles de un Sitges desierto, cuando el festival no exista y la pérdida de memoria nos alcance y seremos una especie de El año que pasé en Marienbad sin saber qué hacemos allí y por qué vamos de uno a otro cine abandonado), diré que el festival este año 2012 toma el fin del mundo como tema central (The Day de Douglas Aarniokoski y Doomsday Book serán los films apocalípticos de la sección oficial a competición), que contará con la visita de genuinos pesos pesados como son Takeshi Kitano, Dario Argento o David Cronenberg y una programación (aunque al final eso sea lo de menos) que abrirá con El cuerpo de Oriol Paulo (Belén Rueda, su protagonista, va a terminar constituyendo un género en sí misma) y se cerrará con la esperada Looper de Rian Johnson (Brick). Una programación que contendrá más de 250 películas en medio de estas dos. Y una programación que aunque podría haber sido mejor (no está Cloud Atlas por ejemplo, aunque quien sabe si no será una de las sesiones sorpresa), no deja de quitar el hipo entre otras cosas por su volumen. Esto repercute en que muchas de las películas solo tendrán un pase, así que habrá que ser selectivos, con lo que vamos a por ella para, con casi total seguridad, acabar más dubitativos que al principio sobre nuestras selecciones.

Sección Oficial Fantástic Competición

Este año la sección oficial a competición viene rellena con la friolera 36 títulos, un volumen a priori excesivo que si no impacta de forma contraproducente en la calidad de las películas presentadas, será digno de celebración. Una de las más esperadas será la adaptación de Cosmopolis de Don de Lillo a cargo de David Cronenberg, con Robert Pattinson en el papel protagonista, o lo que es lo mismo, la odisea de un yuppie para recorrer Nueva York de punta a punta en su limusina en busca de un corte de pelo o, también, una película sobre el capitalismo y sus crisis. Como comentaba en la introducción, el director de La mosca vendrá al festival, y le acompañará su hijo Brandon que dirige Antiviral, cuya temática y estética a priori parecen beber de la fuente paterna. Otra hija de uno de los grandes que trae película será la que ya triunfara con Surveillance en la cita catalana de 2008: Jennifer Lynch (hija de David), y su Chained, es la historia de un secuestro a lo largo de los años y la transformación que produce en la víctima. Diez años después desde Bubba Ho-Tep (su última película si descontamos el capítulo de Masters of Horror, que aun así data de 2005), celebraremos el regreso a la dirección de Don Coscarelli con la adaptación cinematográfica del serial web John Dies at the End que narra las aventuras de dos amigos que ven el futuro mientras que la humanidad vive rodeada de monstruos ocultos y que cuenta con la presencia de Paul Giamatti como cabeza de cartel. Todavía más tiempo ha pasado desde el último film de Leos Cárax (Pola X, 1999) que presenta Holy Motors, protagonizada por el personaje principal de su cortometraje Merde, incluido en el trabajo colectivo Tokyo! También se espera bastante del polemista (aunque muy discreto como cineasta), Pascal Laugier, que esperamos sea más interesante con The Tall Man que lo que lo fue con sus dos films anteriores, El internado y Martyrs. Como todos los años, hay una película que suena fuerte desde el principio y esa no es otra que Sinister de Scott Derrickson, cuyo argumento sobre presencias demoniacas mil veces visto no parece ser un obstáculo para que nos podamos encontrar con algo muy interesante.

No faltarán toques de comedia de muy diversos tintes: el rollo optimista de Robo-G de Shinobu Yaguchi, el nostálgico ochentero de Grabbers de Joe Wright, o el alucinatorio de A Fantastic Fear of Everything (Crispian Mills, Chris Hopewell) se las tendrán que ver con dos regresos muy esperados en el festival: Ben Wheatley (cuyo anterior film Kill List nos gustó bastante en la pasada edición) que presenta la comedia negra Sightseers, y Quentin Dupieux (que se nos llevó de calle con Rubber hace un par de años) y su inclasificable Wrong.

A pesar de que cuenta con su propio rincón (la sección Anima’t) también habrá cine de animación en la sección a competición: Mamoru Hosada (que ya ha pasado exitoso por el festival con La chica que saltaba a través del tiempo y, más recientemente, con Summer Wars) contribuirá con Wolf Children. La otra cinta animada será una nueva incursión en el universo de Blood: The Last Vampire a cargo de Naoyashi Shiotani, con Blood-C: The Last Dark.

Cómo no, también habrá lugar para la participación española, y obviando los chistes fáciles (aunque divertidos) sobre el cine patrio y la guerra civil, precisamente en esas coordenadas es donde se mueven dos de las tres propuestas de aquí: El bosc, de Óscar Aibar, e Insensibles del debutante Juan Carlos Medina. Ambas también parecen conectar con el fantástico, eso sí. La otra, Juego de niños, es un remake de ¿Quién puede matar a un niño? a cargo de Makinov (que figura como director, guionista, productor, montador, etc.)

El director de Hostel, Eli Roth, pasará unas pesadillescas vacaciones en Chile como protagonista de Aftershock de Nicolás López (cuyo fiasco Santos obviaremos aquí, esperando mejores resultados en esta ocasión). Otro director latino (el cine latinoamericano está ausente este año de la sección oficial), el cubano Eduard Sánchez (corresponsable de El proyecto de la bruja de Blair) recurre al dinero y la producción yanquis para su película Lovely Molly, casa encantada mediante.

También habrá propuestas menos encasillables, que beben de lo cotidiano, pero que por supuesto se ramifican hacia lo fantástico y/o lo terrorífico casi sin quererlo. En este grupo se encuentra Compliance de Craig Zobel, terror psicológico en un mundo tan habitual como es el de la precariedad laboral; Berberian Sound Studio a priori parece un homenaje en toda regla al giallo que vivirá en sus carnes un técnico de sonido británico en la Italia de los 70; Seven Psycopaths es un thriller con Colin Farrell (repite, pues, el director de Escondidos en Brujas) y un algo decrépito Christopher Walken que a buen seguro animará la función; En The Wall, Julian Roman Polsler nos contará la historia de una mujer aislada del mundo (pero no voluntariamente, un muro invisible la separa) en las montañas; unos periodistas que encuentran el anuncio de alguien que busca un compañero para viajar en el tiempo es el punto de partida de Safety Not Guaranteed, de Colin Trevorrow; por último, Robot & Frank nos sitúa en uno de esos futuros plausibles en el que el robot ayuda al anciano Frank en su lucha cotidiana contra el alzheimer, y de paso le alienta a recuperar un pasado como ladrón de joyas.

Pero eso no es todo. Un gran bloque dentro de la sección a competición está formado por cine que proviene del continente asiático, con diversos géneros y nacionalidades que complementarán una sección Casa Asia también abarrotada de títulos. Algunas de las películas asiáticas ya las hemos mencionado, pero el resto comienza en los samuráis de la adaptación de Rurouni Kenshin, y las artes marciales de Tai Chi Zero 3D, continua por una esteticista historia de fantasmas (The Weight, de Jeon Kyu-Hwan) o el cine negro de Headshot (esperado regreso del tailandés Pen-ek Ratanaruang tras la floja Nymph) hasta llegar a una tanda de thrillers muy diversificados geográficamente: Nameless Gangster: Rules of the Time (Jong Bin Yun, Corea del Sur), Motorway (Soi Cheang, Hong-Kong), No One Lives (Ryuhei Kitamura, Japón –el autor de la clivebarkeriana Midnight Meat Train) y The Viral Factor (Dante Lam, China). También tenemos la ya mencionada Doomsday Book, un título colectivo a cargo de dos cineastas muy desiguales como son Yim Pil-sung, autor de la aburrida Hansel y Gretel y Kim Jee-woon (que cuenta con pequeñas maravillas en su haber como A Bittersweet Life o I Saw the Devil) que nos contarán tres visiones del apocalipsis. Otro título con seis directores incluido en esta sección, y saliéndonos ya del continente asiático será V/H/S que incluye un segmento de Ti West (el que nos conquistara con House of the Devil y The Innkeepers). Y, ya que estamos, también podrá verse un film a 54 manos en una de las numerosas e interesantes galas  (este año configuran una sección, y la encabezamos a continuación): The ABC’s of Death se compone de 26 minicortometrajes (uno fue para el ganador de un concurso), entre los que se cuentan directores como Angela Bettis, Bruno Forzani y Héléne Cattet, Xavier Gens, Nacho Vigalondo, de nuevo Ti West o Ben Wheatley.

Sección Oficial Fantàstic Galas y Sesiones Especiales

Aquí también tenemos material oficial, aunque no a competición. Y menos mal para algunos de los que sí optan a premio. Una de las galas será la proyección de Dracula 3D de Dario Argento presentada por su autor. Cuando muchos aun no olvidan el descalabro (no para todos, yo la disfruté mucho) de Giallo (2009),  puede ser un antes y un después en la localidad catalana, pero no dejemos atrás otras obras quizá mucho más esperadas como The Lords of Salem de Rob Zombie, que nos prometen como su película más oscura y cuyo argumento nos habla de la locutora de un programa de rock duro que sufre pesadillas y alucinaciones tras escuchar el vinilo de un nuevo grupo… También tenemos The Cabin in the Woods (que todo el mundo parece haber visto ya, y eso que ya no existe megaupload…), de Drew Goddard (coguionista de series de culto como Buffy cazavampiros, Angel o Alias y más recientemente Perdidos) y que traslada su savoir faire en la escritura de series televisivas al mundo del cine de terror en una cinta que deconstruye el género retorciéndolo de una forma más que satisfactoria (sí, yo también la he visto) para que nos relamamos. Otro que espero con entusiasmo es a Takeshi Kitano. Supongo que es enfermizo, pero a mí me encantan todas aquellas por las que se ha llevado más de una hostia: Takeshis (2005), Glory to the Filmmaker (2007), Outrage (2009) (aunque en esta ya hubo más división de opiniones), así que el pase de Outrage 2 en Sitges es uno de mis momentos más esperados. Animals es el debut en el largo de Marçal Forés, quizá un mal momento con Ted tan reciente, pero aunque un oso de peluche comparta la vida del protagonista, seguro que la cosa toma distintos derroteros. Las hostias como panes nunca faltan en Sitges y The Flying Swords of Dragon Gate de Tsui Hark nos promete eso y mucho más. Y en 3D. Podremos ver la nueva película Daniel Calparsoro (Ausentes, Guerreros). Según dice él mismo, se trata de un encargo, un producto de entretenimiento y acción en la línea de la trilogía (¿tetralogía?) de Bourne y que lleva por título Invasor. También estará Iron Sky, o lo que es lo mismo, la amenaza del IV Reich con nazis que vienen de un campamento secreto en la Luna, a cargo del finlandés Timo Vuorensola. Cambiando de tercio, podría parecer que a Elijah Wood no le pega hacer de psicópata, pero eso habrá que decirlo después de ver Maniac, remake de la película de William Lustig escrito por Alexandre Aja y Gregory Levasseur.

Pero además de las galas habrá sesiones especiales que también se las traen. Tendremos Beasts of the Southern Wild de Benh Zeitlin, avalada por el premio Camera D’Or en el festival de Cannes. En Dancing Dogs veremos a una profesora de ballet perturbada que secuestra a dos hermanas para montar su función particular (me encantan algunos argumentos). En F (basada en hechos reales) asistiremos al asalto de un instituto por parte de unos hooligans y al consecuente estallido de violencia. El documental Side by Side, con un maestro de ceremonias que no es otro que Keanu Reeves habla de la posible muerte del celuloide a manos del cine digital contando con las opiniones al respecto de George Lucas, Martin Scorsese o David Lynch. También veremos otro documental, Slice and dice: The Slasher Film Forever, un recorrido por el subgénero que le da título con intervenciones de algunos profesionales de esto. Otra de las sorpresas que nos guardan estas sesiones especiales es The Bay, una película de Barry Levinson sobre infecciones parasitarias a través del agua. La película The Butterfly Room de Jonathan Zarantonello promete ser interesante. O así debe ser una película que cuenta como una mujer elegante y solitaria emprende una serie de asesinatos para ganarse el amor de una niña.

Y dos de las películas más esperadas serán Lo imposible, de Juan Antonio Bayona (El orfanato) y Frankenweenie 3D de Tim Burton, donde el autor de Eduardo Manostijeras regresa por el camino que más le ha congraciado con crítica y público, tras su incomprendida Dark Shadows.

Sección Oficial Fantàstic Panorama Competición

Si otros años esta sección ha compartido cabezas de cartel con la Oficial, en esta edición parece que sí se han separado las churras de las merinas y aun así, como ha ocurrido en ediciones anteriores, uno no sabe qué sección será más apetecible en conjunto. Sobre todo si tenemos en cuenta que las propuestas de este Panorama, operas primas en su mayoría aunque no siempre, destilan cine de género por todos sus poros, y parece que vamos a encontrar muchas cosas buenas que llevarnos a los ojos. Esperamos que no nos escandalicen lo suficiente como para tener que arrancárnoslos. Algunos de los platos fuertes a priori serán Excision de Richard Bates Jr. (angustia existencial juvenil mezclada con gore y humor negro no pueden ser pasados por alto y menos con intervenciones de John Waters, Malcolm McDowell o Ray Wise entre otros), Tulpa de Federico Zampaglione (el líder del grupo de pop Tiromancino ya me ganó con Shadow en 2009 y esta no me la pierdo) o The Pact, primera película de Nicholas McCarthy, que dicen que es de las que dan miedo de verdad.

El resto de films que desfilarán por la sección no parece que vayan a desmerecer a estas: American Mary es el bizarro y sangriento debut en el largometraje de las hermanas canadienses Jen y Sylvia Koska; tendremos terror demoniaco y posesiones infantiles en Ahí va el diablo (Adrián García Bogliano, madrileño criado en Argentina); Branded de Jamie Bradshaw y Alexander Doulerain quizá no esté tan lejos de la realidad al hablarnos de como nos manipula la publicidad (aunque como se imaginarán el tema se lleva al límite); Tendremos violencia malrollera y no apta para estómagos sensibles y/o embarazadas en Citadel (nada que ver con la ginebra) de Ciaran Foi y también en The Seasoning House de Paul Hyett; Encontraremos criaturas de muy diversas calañas en Storage 24 de Johannes Roberts (peli con monstruo), Thale de Alexander Nordaas (mujer peligrosa, recordemos Teeth, The Woman, Species…) y The Dinosaur Project, cuyo título es lo suficientemente revelador en cuanto a la naturaleza de las criaturitas. Habrá más historias de fantasmas en The Last Will and Testament of Rosalind Leigh del debutante Rodrigo Gudiño y When the Lights Went Out de Pat Holden. Veremos expedicionarios en problemas, ya sean los mochileros de La cueva (Alfredo Montero), ya la tropa de élite de la australiana Crawlspace (Justin Dix), producida por Greg McLean (director de la muy grande Wolf Creek). James Nunny y Ronnie Thompson nos trasladan a un bloque de apartamentos a punto de ser demolido y en el que los inquilinos parecen ser un problema para un francotirador cercano en Tower Block. Y Charles de Lauzurika dirige Crave, con la que ganó el premio a la mejor opera prima en el festival Fantasia 2012 de Montreal y que se adentra en el día a día de un fotógrafo criminal con cierto parecido al personaje que Michael C. Hall da vida en Dexter, voz en off incluida.

Casa Asia

Como comentaba al glosar la gran cantidad de títulos asiáticos incluidos en la sección oficial, esto no ha sido un impedimento para encontrarnos con una sección Casa Asia menos anecdótica que en anteriores ediciones con un grueso importante de títulos. Destaca la presencia de Ace Attorney de Takashi Miike, que no falta a su cita anual de Sitges. Si ya tenía ganas de verla solo con su tráiler hace ya más de un año, después de que Paula A. Ruiz y Rubén Romero la definiesen como “la mejor película de videojuegos hasta la fecha” y una reinvención del cine judicial es otra de mis prioridades en el festival. Desde Corea tendremos cuatro obras muy distintas y todas muy apetecibles: Deranged de Park Jeong-woo  es un thriller que comienza una mañana con multitud de cadáveres en varios ríos del país; Horror Stories es una película grupal (sí, me la olvidé antes) cuyo título no deja lugar a dudas sobre la temática de unos segmentos que tienen por nexo común a una joven secuestrada que, como la Sherezade de Las mil y una noches, salva su vida a base de darle a la lengua (para narrar, claro está); The Thieves, de Choi Dong-hoon es una especie de Ocean’s Eleven en el que diez ladrones de altos vuelos planean robar un diamantón; por último, la épica War of the Arrows de Kim Han-min.

Desde China también tendremos varias inclusiones interesantes: En Lee’s Adventure de Frant Gwo y Yang Li se trata el drama de un joven con problemas para percibir el paso del tiempo y de la que dicen que Origen a su lado parece un chiste al menos en cuanto al número y complejidad de capas; Painted Skin: The Resurrection 3D de Wuershan es una historia épica sobre una joven que se libera de un cautiverio secular en un lago helado y que necesita comer corazones humanos para sobrevivir y mantenerse joven (así cualquiera), todo ello unido a subtramas románticas, batallas y espectáculo; The Four de Gordon Chan habla de envidias entre policías y de muertos vivientes…; En Warriors of the Rainbow: Seediq Bale, Wei Te-Sheng nos narra la rebelión de una tribu taiwanesa contra la invasión nipona que tuvo lugar hace ochenta años, y en la que emulando a Leónidas y su ejercito de espartanos, el guerrero Mouna Rudo intenta frenar a los japoneses con sus trescientos hombres; También habrá dos coproducciones China-Hong-Kong como son Dragon, un thriller de acción de época a cargo de Peter (Ho-Sun) Chan y The Great Magician de Derek Yee, cinta de aventuras que además cuenta con la presencia de Tony Leung como protagonista.

De Indonesia contaremos con Modus anomali, de la que algunos hablan como una extraña mixtura entre Los cronocrímenes y Funny Games. La cinematografía india también estará presente con Don 2 de Farhan Akhtar, secuela de la cinta de 2006 del mismo director que podrá verse en la sección Brigadoon, y las dos partes de Gangs of Wessaipur de Anurag Kashyap: más de cinco horas que narran la relación de odio entre dos familias a lo largo de varias generaciones. Y con esta sección terminamos como empezamos, desde Japón, con Sadako 3D de Tsutomu Hanabusa, que se alimenta de la joven fantasmal que apareciera en The Ring, hace ya mucho tiempo y muchos fantasmas de pelo largo después, y que ahora mueve el terror a través de un video viral en lugar de mediante llamadas telefónicas. Los fantasmas también se adaptan a las nuevas tecnologías, faltaría más.

Sección Oficial Noves Visions

Dentro del apartado Discovery, se dará cabida a las propuestas más innovadoras y/o transgresoras. Encontraremos la comedia Qué pelo más guay de Borja Echeverría con viajes en el tiempo y viajes metafílmicos; el documental (o mockumentary) Mi Loco Erasmus de Carlo Padial, o la propuesta de Human Core, una útopica ciencia ficción futurista donde toda la humanidad se conserva joven a edades avanzadas. También se presentará el largometraje La extensión del cielo de Karlos Alaustrey, que coincidirá en la proyección con dos cortometrajes del mismo director: Ada y La tierra seca.

El apartado Ficción será otro de los grandes bloques de interés dentro del festival, pues en él se aglutinan numerosas propuestas de directores de renombre que si bien se desmarcan del género fantástico y/o terrorífico, son lo suficientemente atractivos como para que de vez en cuando hagamos un pequeño alto en las tripas y el corazón para degustar el cine de una forma menos visceral. Así, nos encontraremos con la Pieta de Kim ki-duk, flamante triunfador en Venecia y que ya nos hiciera partícipes de lo difícil que es ser él el año pasado con la divertida y emotiva Arirang. O Keyhole de Guy Maddin, al parecer un noir con tintes homéricos; Vous n’avez encore rien vu, de Alain Resnais; The Taste of Money de Im Sang-soo (The Housemaid), Post Tenebraes Lux de Carlos Reygadas o, póstumamente, La noche de enfrente del chileno Raúl Ruiz. También tendremos un romance musical repleto de hostias a cargo de Takashi Miike (¿Alguien pensaba que no íbamos a tener doble ración? Sería una pena) en For Love’s Sake. Títulos tan sugerentes como Kid-Thing, La araña vampiro, Mystery o Camille redouble podrían acotar una sección que se antoja inabarcable si tenemos en cuenta todo lo ya anunciado, pero que continua con más y más títulos: El film lituano Aurora, Jack and Diane (un romance lésbico con elementos de terror), la argentina Los salvajes, la bollywoodiense Miss Lovely, la indonesia Postcards from the Zoo, Rebelle que trata el tema de los niños soldado, Sound of my Voice (una película indie de sectas), The Fourth Dimension (otro film colectivo: tres segmentos que incluyen uno de Harmony Korine) o Young Gun in the Time, una de detectives firmada por Oh Young-doo, director de Invasion of the Alien Bikini.

En el apartado No Ficción, como en cualquier edición los documentales son a cual más variopinto, y si no, ojito: Despite the Gods nos narra la odisea de Jennifer Lynch para rodar una película en Bollywood; En Journey to Planet X nos las vemos con el empeño que ponen dos científicos para rodar una superproducción con presupuesto cero; Leonora Carrington y el juego surrealista es un recorrido por la vida de la pintora fallecida el año pasado; Me@ the Zoo se adentra en la vida de un fan de Britney Spears que pasó a la fama gracias a su defensa de la artista en la red ante todos aquellos que se alimentaban de sus miserias; En Room 237 se desgranan una serie de alocadas (o no) teorías en torno a las alusiones al Holocausto, al viaje a la luna… en la mítica El resplandor del meticuloso Stanley Kubrick; The Conspiracy habla de la conspiranoia a partir de la muerte de uno de estos teóricos de las confabulaciones a grandes niveles; The Exorcist in the 21st Century nos acerca a un auténtico exorcista en una aproximación más que realista al nunca suficientemente trillado tema; Y el autor de The People vs. George Lucas vuelve con un trabajo que partiendo de las predicciones del pulpo Paul, reflexiona sobre la capacidad creadora de mitos sin base alguna en la especie humana: The Life and Times of Paul the Psychic Octopus.

Y en Dark Visions se incluyen seis films bastante dispares: desde Crawl, de Paul China, que según dicen sigue los pasos de Hitchcock y los Coen (¿será posible?) hasta la comedia negra-thriller God Bless America de Bobcat Godthwaith, pasaremos por Junkie de Adam Mason, que se alimenta de humor y drogas, La leggenda di Kaspar Hauser de Davide Manuli, con la que se despachaban agusto Rubén y Paula en la anteriormente enlazada crónica de Rotterdam, el biopic El fascinante mundo de Juan Orol en torno a la figura del realizador gallego afincado en México, rey de la serie B y el “surrealismo involuntario” o The Truth of Lie de Roland Reber, que se ceba en las torturas, a cual más extraña y desagradable, a las que somete el protagonista a dos mujeres a las que tiene cautivas.

Seven Chances

Esta sección, al igual que ocurre con Noves visions, con sus siete elecciones ayuda a diversificar el espectro genérico y a la vez a que descansamos nuestras pupilas y corazones del trasiego que supone tanta experiencia fuerte, también puede que descubramos algo interesante con lo que no contábamos. Vamos con cada una de ellas. 10+10 estará presentada por una de nuestras coordinadoras, Mónica Jordan, así que más vale que vayáis a verla. La película es una colección de veinte cortometrajes de cineastas taiwaneses y su objetivo global es mostrar los rasgos más distintivos del país asiático. Además, como no podía ser de otra forma, una de las contribuciones corre a  cargo de Hou Hsiao Hsien (Millenium Mambo). Blue Bird de Gust Van den Berghe es el viaje de dos niños africanos en busca de su pájaro fugado, pero en el que encontrarán muchas más cosas. El film está basado en la obra de teatro de Maurice Maeterlink y está rodada en fuertes tonos azulados. Caterpillar del veterano Koji Wakamatsu, trata sobre otro veterano (pero de guerra), que regresa del frente sin extremidades y sin habla y que al cabo de un tiempo insiste en tener sexo con su esposa, que se resiste.

Ya comentamos que podremos ver Sightseers de Ben Wheatley en la sección oficial a competición, pues aquí tenemos su primer trabajo, Down Terrace, donde padre e hijo salen de la cárcel planeando vengarse de los que les llevaron al trullo hasta que se les complican las cosas. Method to the Madness of Jerry Lewis es un documental de Gregg Barson en torno a la figura del cómico estadounidense, que por supuesto contribuye con sus intervenciones. En Poongsan, Juhn Jai-hong dirige sobre un guión de Kim ki-duk centrado en un tipo que transporta de todo pasando la frontera entre las dos coreas, y al que le surgen problemas cuando le piden que lleve a la novia de un alto cargo norcoreano. La séptima elección es para Warrior, de Gavin O’Connor. Un drama familiar y de lucha que le valió una nominación al oscar a Nick Nolte.

Midnight X-treme

La medianoche en Sitges es otro cantar. Ya no sirve con provocar miedo ni provocar mal rollito. Tampoco con ejercicios de estilo ni con atmósferas de suspense. No bastan los homenajes sutiles ni siquiera un par de amputaciones. La noche es para los excesos, y los que no sean en Pachá o en el Paddy’s o en el Ricky’s, han de ser en las maratones del Auditori, del Retiro o el Prado. Sesiones de hasta seis horas que condensan las mayores brutalidades y atrocidades que se exhibirán en la pantalla en estos diez días. También las mayores carcajadas y los momentos más aplaudidos. Y el público más transigente, nada de exigencias. Esto es cine de batalla.

Medicina forense y experimentos biológicos (13 Eerie), dinosaurios en bases militares (Area 407), zombies y ancianos quizá no tan indefensos (Cockneys vs. Zombies), pescado crudo asesino (Dead Sushi), neoyorquinas que asesinan (y que se divierten con ello) (Girls Against Boys), peces gigantes mecanizados y asesinos (la cinta de animación Gyo), payasos que se vengan desde el más allá (Stitches), bikinis rodeando carne humana ensangrentada (Piranha 3DD), científicos locos que convierten a los humanos en zombies con aspecto de zurullo (Zombie Ass: Toilet of the Dead), secuelas de cine gamberro como New Kids Nitro (que sigue la estela de New Kids Turbo) y The Thompsons (que continua The Hamiltons), zombies nazis en Outcast: Black Sun, que también es secuela (de Outcast). Y mucho más: Homenajes ochenteros al género como Dead Shadows o Among Friends, un psychothriller más bien noventero como Shiver o una especie de giallo en una casa con rituales esotéricos y visitas de ultratumba en La memoria del muerto. Y luego a ver quien puede dormir.

Resto de secciones

Todo esto que he dicho, que creo que no es poco, no es todo. Quedan Anima’t, con sus once películas, y que en esta edición rendirá homenaje al maestro Sugii Gisaburo, uno de los discípulos y colaboradores de Osamu Tezuka y además de proyectarse Night of the Galactic Railroad (1985), The Tale of Genji (1987) y su último film, The Life of Budori Gisuko (2012) se podrá ver el documental Animation Maestro Gisaburo de Masato Ishioka. En Brigadoon habrá más de sesenta proyecciones con un destacado protagonismo del documental y se entregará el premio Brigadoon Paul Naschy al mejor cortometraje. Otro de los protagonistas será el cine de género hecho en España durante los años 70 y que contará con homenajes a los recientemente fallecidos Miguel Iglesias Bonns, Lina Romay y Frank Braña. También tendrán cabida títulos clásicos y emblemáticos en la sección Sitges Clàssics Neo Culto Focus entre los que cabe destacar Curso de 1984 de Mark L. Lester, un montaje de Razas de noche de Clive Barker realizado por fans o la mítica Phantasma de Don Coscarelli. No nos olvidamos de la numerosa selección de cortometrajes, tanto en su sección oficial como en la de Noves visions o en las sesiones especiales, o de la sección Sitges Family, con cuatro películas de animación para toda la familia, eso sí, sin abandonar las temáticas de monstruos y demás. Aunque sean niños, tienen que ir cogiendo el espíritu del festival. Iniciativas para impulsar el cine desde el móvil, la ya clásica Zombie Walk y otras actividades paralelas completan un festival tan extenuante como imprescindible y al que no podemos faltar.

Y termino este precalentamiento, como viene siendo costumbre, con un listado de diez películas que no quiero perderme:

  1. The Lords of Salem, de Rob Zombie
  2. Dracula 3D, de Dario Argento
  3. Ace Attorney, de Takashi Miike
  4. Excision, de Richard Bates Jr.
  5. For Love’s Sake, de Takashi Miike
  6. Berberian Sound Studio, de Peter Strickland
  7. Tulpa, de Federico Zampaglione
  8. Outrage 2, de Takeshi Kitano
  9. Sightseers, de Ben Wheatley
  10. Grabbers, de Joe Wright