donosti-cartelDentro de muy poco estaremos en San Sebastián. Mis compañeros y amigos José David Cáceres y Manuel Ortega, y yo. Además, irrumpiremos con frecuencia en estas páginas virtuales para hablar de lo que vayamos viendo en la 62 edición del Festival Internacional de Cine. Probablemente también hablaremos de otras cosas, pero es algo que nos será difícil eludir en una ciudad tan disfrutable como esta.

Este año, un día antes de que lleguemos, y como aperitivo, se proyectarán Boyhood de Richard Linklater, elegida por la federación internacional de críticos FIPRESCI como la mejor película del año (y leyendo reseñas, parece que muchos la elegirían la mejor película de la historia) y el film inaugural: el thriller The Equalizer, de Antoine Fuqua, con la presencia de Denzel Washington dentro y fuera de la pantalla, ya que recogerá el premio Donostia. El galardón este año nuevamente se dará por partida doble, siendo Benicio del Toro el segundo agraciado, que presentará Escobar: Paradise Lost, en la que interpreta al capo de la droga colombiano.

The Equalizer (Antoine Fuqua)

Como siempre, múltiples personalidades del mundo del séptimo arte se dejarán caer por esta cita anual que se cerrará el sábado 27 con Samba (Olivier Nakache y Eric Toledano), y que cuenta con una programación repleta de cosas interesantes… Vamos a verlo sección por sección.

Sección Oficial

The Drop es el debut en Hollywood de Michaël R. Roskam, cuyo primer largo, el contundente Bullhead, fue nominado al Óscar a mejor película de habla no inglesa en la pasada edición de los premios. En este nuevo trabajo, que cuenta con la presencia de Tom Hardy y Noomi Rapace en los papeles principales, parte de una novela de Dennis Lehane (Mystic River, Shutter Island) para contar una historia de crimen organizado y mujeres misteriosas en los bajos fondos de Brooklyn. El film cuenta, además, con la última interpretación del fallecido James Gandolfini. También podremos ver los trabajos de dos directores franceses que regresan al festival. Uno de ellos, el prolífico François Ozon, que se llevó la concha de oro en 2012 con En la casa, presentará, tras su paso por Toronto, Une nouvelle amie, un drama sobre dos amigas de la infancia y una promesa de lecho de muerte, de esas que hay que cumplir. La otra, que fuese jurado de la Sección Oficial en aquella misma edición, es Mia Hansen-Løve, y su cuarta película (Eden) es la historia de un DJ parisino en pleno auge del french house, allá por los años 90, probablemente la peor década para la música aunque por supuesto también dejó alguna que otra cosa maja. Otra película de nuestro país vecino incluida en esta sección es Vie sauvage, de Cédric Kahn, sobre un padre que secuestra a sus hijos tras obtener la madre su custodia, y viven por el lado más bestia de la vida, huyendo de las autoridades. Como el film de Ozon, también vendrá del festival de Toronto Felix et Meira (aunque en francés, la obra es canadiense), historia de amor entre una mujer judía casada y con un hijo, y un solitario francés, pobre como una rata pero cuyo padre millonario está a punto de morir (he de reconocer que algunas sinopsis me encantan, independientemente de como sean después las películas). Y otra propuesta a priori muy interesante va a ser Haemoo, el debut del surcoreano Shim Sung-Bo, guionista de Memories of Murder, que ahora se intercambia los papeles con Bong Joon-ho, director de aquella que escribe y produce esta, un drama desarrollado en alta mar en torno a unos inmigrantes ilegales ocultos en un barco que navega de China a Corea.

La nueva película de Danis Tanovic, Tigers, narra la lucha de un joven contra una multinacional que distribuye un medicamento infantil con peligrosos efectos secundarios. John Malkovich —que también aparecerá en la sección Zabaltegi en el documental Le paradoxe de John Malkovich (Pierre-François Limbosch)— protagoniza Casanova Variations de Michael Sturminger. En ella se intercalan pequeñas piezas teatrales con la ficción que adapta La historia de mi vida, autobiografía del famoso vividor italiano del siglo XVIII, y se anuncia como la película definitiva sobre el mito, ahí es nada. La argentina Aire libre es un drama en torno a una pareja que cuenta con la presencia de Leonardo Sbaraglia y Celeste Cid. También se proyectará la chilena La voz en off, de Cristian Álvarez, en la que la protagonista es una madre de dos hijos a la que todo le empieza a salir mal. Christian Petzold, ganador en Berlín 2012 con Bárbara, nos traerá Phoenix, una historia de traición en la Alemania de la posguerra. Y también pasará por aquí En chance til, la penúltima película de la danesa Susanne Bier (ya ha terminado Serena, aunque inicialmente la fuese a rodar Darren Aronofsky), la historia de dos policías totalmente opuestos que se replantearán muchas cosas tras una situación complicada en una de sus patrullas. Por último, podremos ver el drama familiar Stille Hjerte dirigido por Bille August, ganador de dos Palmas de Oro (aunque ya ha llovido, y mucho, desde aquello).

La isla mínima (Alberto Rodríguez)

Como todos los años, el cine nacional será uno de los pilares más importantes del festival donostiarra, y la sección oficial está nutrida de algunos de los más interesantes, al menos sobre el papel. Nuestro compañero Roberto Morato ha tenido el privilegio de ver ya La isla mínima de Alberto Rodríguez (Grupo 7) y la recomienda encarecidamente. Desde luego la película pinta pero que muy bien, y huele a cine de género del que no se suele ver por nuestras tierras con frecuencia. Veremos también Magical Girl, la segunda película de Carlos Vermut (Diamond Flash), una historia de vidas cruzadas que cuenta con la presencia de Jose Sacristán, Bárbara Lennie y Luis Bermejo. También Tonio L. Alarcón nos ha hablado muy bien de ella. Loreak/Flores de Jon Garaño y Jose Mari Goenaga será la otra contribución del cine nacional a concurso, un drama sobre tres mujeres en el que las flores del título las llevan a reencontrarse con un pasado hace tiempo olvidado. Gabe Ibáñez cuenta con Antonio Banderas en la coproducción búlgaro-española Autómata. Una historia de ciencia-ficción futurista con crímenes y robocks o roboces (como decíamos de pequeños). Además, la sección contará adicionalmente, aunque fuera de competición, con otros dos trabajos que a priori se presentan también como muy prometedores. Por un lado está Lasa y Zabala, de Pablo Malo, su primer largometraje desde la ya lejana Frío sol de invierno (2006) que reconstruye la historia del secuestro, tortura y asesinato de los etarras, así como todo el caso posterior. Por el otro, tenemos la nueva película del cineasta kamikaze Isaki Lacuesta, que reúne un reparto de lujo para una propuesta que aparentemente se aleja de la línea marcada en el resto de su obra, pero que desde luego no puede sonar mejor. Murieron por encima de sus posibilidades, con un título populista (la palabra de moda) y un reparto impresionante, es la historia de cinco individuos de un país sospechosamente parecido al nuestro, que han visto sus vidas reducidas a la miseria como consecuencia de la crisis económica y deciden secuestrar al presidente del Banco Central para que deshaga el sofocante caos en el que la sociedad se halla inmersa.

Zabaltegi

Como corresponde al cajón de sastre que es Zabaltegi, vamos a encontrar mucha diversidad y propuestas muy llamativas, destacando una gran presencia del documental, y alguna que otra curiosidad como por ejemplo el nuevo proyecto de Bruno Dumont: P’tit Quinquin, una miniserie de cuatro capítulos de 50 minutos, desarrollada en torno a la investigación policial de los extraños crímenes acaecidos en un pueblo de la costa norte francesa, y que se proyectará del tirón. La tunecina Challat Tunes sigue la historia de un motociclista que raja los glúteos de las mujeres más sexys (sic) con su navaja de afeitar. También podremos ver el film checo Simindis kundzuli en el que un anciano y su nieta deciden plantar maíz en una isla artificial creada por la crecida del río (no parece muy trepidante, pero quién sabe), y la cinta de animación Rocks in my Pocket, fábula fantástica y en parte autobiográfica de su directora, la letona Signe Baumane. La película canadiense Violent es el primer largometraje del batería de We are the City, formación que, aprovechando que el Yukón pasa por Canadá, aporta la banda sonora del film en lo que constituye su segundo LP. La japonesa Watashi no otoko, de Kazuyoshi Kumakiri está protagonizada por Tadanobu Asano y trata el peliagudo tema del amor prohibido entre un adulto y una menor, ambos con profundas heridas emocionales.

El resto de películas de la sección se encuadra en el marco de los documentales, a excepción hecha del cine español (que también cuenta con alguno), del que hablaré para cerrar este apartado. En primer lugar, aunque sea por el nombre de sus realizadores, habría que destacar Felice chi è diverso, de Gianni Amelio, sobre la homosexualidad en la Italia del pasado siglo (uno de los siete films que opta al premio Sebastiane, destinado al film que mejor refleje las realidades, libertades y avances sociales del colectivo LGTBI), y el último trabajo del austríaco Ulrich Seidl, presentado en Venecia, Im keller, que versa, ojo al dato, sobre los sótanos de su país y la relación que los austríacos mantienen con ellos (recordemos el caso del monstruo de Amstetten, austríaco —no sé si irán por ahí los tiros). Otro documental que puede estar muy bien es Finding Fela, en torno a la figura de Fela Kuti, no solo como músico sino también como defensor de los oprimidos. La japonesa Yume to kioki no okoku se adentra en los interiores del estudio Ghibli, siguiendo el día a día del trabajo de Hayao Miyazaki e Isao Takahata, así como del productor Toshio Suzuki. Y promete emociones fuertes Red Army, el trabajo del estadounidense Gabe Polsky que sigue la estela de la selección rusa de hockey sobre hielo durante la última mitad de la guerra fría.

Rocks in my Pocket (Signe Baumane)

En lo tocante al cine patrio, Virginia García del Pino dirige, casi cincuenta años después de que 9 cartas a Berta (1966) ganase la Concha de Plata, Basilio Martín Patino. La décima carta, un documental sobre el director de aquella, constituyendo el primer trabajo del proyecto Cineastas Contados. Paco de Lucía. La búsqueda, dirigido por Francisco Sánchez Varela y que cuenta con el testimonio del propio guitarrista (fallecido en febrero de este año), recorre toda su vida mediante flashbacks en medio de una de sus últimas giras. Y el otro documental español que pasará por esta sección es El último adiós de Bette Davis, que reconstruye la visita de la actriz, pocos días antes de su muerte, a recoger el premio Donostia en el festival, en 1989. Fuera de este género hay ganas de ver la nueva comedia de Borja Cobeaga. Desconozco si ha descartado definitivamente su anterior proyecto cómico sobre ETA, Fe de etarras, pero el argumento de Negociador circula, al menos tangencialmente, en torno a la citada formación terrorista. Ramón Barea interpreta a un político vasco que ejerce de interlocutor en las conversaciones entre el gobierno y la banda. Le acompañan en el reparto Carlos Areces y Josean Bengoetxea. Así mismo se proyectará un corto de Asier Altuna titulado El campo, una cinta sin diálogos que sigue los pasos de una procesión en un paisaje árido y caluroso y otro de Aitor Arregui: La compró en Zarautz, la historia de una dependienta tímida y sumisa que se harta de tragar cuando descubre que han robado una camisa de su tienda.

Perlas

San Sebastián tiene en esta sección un collar donde se reunen esas películas que vienen avaladas por otros festivales internacionales, y donde como es natural, nos vamos a encontrar mucha droga de la buena. Si empezamos por Japón, disfrutaremos con la esperada nueva película del ya mencionado arriba Isao Takahata, que a sus 78 años nos contará, durante casi dos horas y media en The Tale of Princess Kaguya, la historia de una princesa en miniatura que vive en un tallo de bambú, a la que no le faltan pretendientes cuando crece, pero ninguno capaz de darle lo que ella está buscando. También desde tierras niponas llega Still the Water, el nuevo largometraje de Naomi Kawase, cuyo punto de partida es un cadáver flotando en la orilla del mar que encuentran dos adolescentes. En Catch me Daddy, del británico Daniel Wolfe, seguiremos la huida de una joven pareja perseguida por unos cazarecompensas, un film que se presume con aliento trágico y que pasó por la quincena de realizadores de Cannes. Mathieu Amalric dirige, coescribe y protagoniza el thriller La chambre bleue, adaptando la novela de igual título de Georges Simenon. Y sin salir de Francia, Laurent Cantet dirige Retour à Ithaque, que narra el encuentro de cinco amigos durante una noche en la que celebran el regreso del exilio de uno de ellos.

Podremos visitar el género del biopic en The Salt of the Earth, donde Wim Wenders reconstruye la trayectoria del fotográfo Sebastiao Salgado con ayuda del hijo de este; También en César Chávez, segundo largometraje del actor Diego Luna, que como su título indica gira en torno a la figura del líder de la Unión de Trabajadores Campesinos. Habrá además dos films que se centran en la figura de dos personalidades, pero sin ser biopics al uso: Por un lado, Pasolini de Abel Ferrara, donde Willem Dafoe interpreta al director de Teorema en una recreación/elucubración de sus últimas 24 horas de vida. Por el otro, también 24 horas en la vida del retratado, que en esta ocasión es Nick Cave interpretándose a sí mismo, en un día de pura ficción. Hablo de la británica 20.000 Days on Earth de Iain Forsyth y Jane Pollard.

Still the Water (Naomi Kawase)

La nueva película de Xavier Dolan, Mommy, cuenta la historia de una viuda que debe encargarse de su hijo de quince años que sufre un trastorno de hiperactividad. La argentina Relatos salvajes, de Damián Szifrón es una historia de gente quemada con el sistema y con la crisis que termina por reventar al estilo Un día de furia. En Band de filles de Céline Sciamma seguiremos los pasos de la adolescente Marieme que busca la libertad y un lugar en la vida, a través de unas nuevas compañías que no todos verían con buenos ojos. La estadounidense Difret nos contará la historia de Hirut, una niña etíope a la que intentan secuestrar para casarla, siguiendo una tradición local, y la defensa de su caso por una joven abogada. Gett, the Trial of Vivianne Amsalem, de Ronit y Schlomi Elkabetz, es una película israelí que sigue la lucha de una mujer por conseguir el divorcio en un país donde solo el hombre puede solicitarlo. Y terminando con el cine social dentro de esta sección, en Love is Strange, de Ira Sachs, podremos ver una pareja formada por John Lithgow y Alfred Molina que decide casarse tras casi cuarenta años juntos, lo que precipitará el despido de uno de ellos de la escuela católica donde enseña música.

Por supuesto, también estarán las ganadoras de algunos de los premios más importantes del circuito anual. Podremos ver la china Black Coal, Thin Ice, que ganó el Oso de Oro en Berlín con la investigación de unos crímenes que pusieron fin a la carrera de un expolicía y su socio. Y dos películas que casi no necesitan presentación: Winter Sleep, que firma Nuri Bilge Ceylan, ganadora de la Palma de Oro de Cannes. Casi hay tantas ganas de verla como la que se llevó el premio de la Quincena de Realizadores: La ucraniana Plemya, de Myroslav Slaboshpytskiy, una cinta muda hablada completamente en lenguaje de signos.

Horizontes Latinos

En este hueco por el que vislumbrar el cine que se realiza en el continente sudamericano encontraremos los últimos trabajos de directores con varios trabajos a sus espaldas como pueden ser el contemplativo Lisandro Alonso, que en Jauja cuenta con la presencia de Viggo Mortensen. El que fuese el Capitán Alatriste se mete en la piel de un otro capitán, pero uno danés del siglo XIX, en busca de su hija adolescente que se ha fugado con su amante en plena Patagonia; Diego Lerman nos presenta en Refugiado la historia de una mujer maltratada que marcha con su hijo a un refugio institucional; Matías Piñeiro, que en La princesa de Francia narra un regreso a la patria teñido de recuerdos y sombras de amores perdidos; Karim Ainouz, que estrenase en nuestras salas hace ya bastante una gran película como Madame Sata, y ahora en Praia do futuro nos cuenta una historia de amor berlinesa que comienza en Brasil, entre Donato, un salvavidas que no puede impedir la muerte de un turista, y Konrad, amigo del difunto; Martín Retjman escribe y dirige Dos disparos, la historia de un adolescente que sobrevive a un intento de suicidio con el “infalible” método que da título al film; Celina Murga y La tercera orilla, una historia de familia rota y los conflictos que ello acarrea. La sección se completa con un puñado de largometrajes debut, algunos con muy buena pinta a priori, como pueden ser la comedia Güeros del mexicano Alonso Ruizpalacios, donde tres adolescentes buscan al legendario rockero Epigmenio Cruz, el hombre que hizo llorar a Bob Dylan; Casa Grande, del brasileño Fellipe Barbosa, que se desarrolla entre la decadente élite social de Rio de Janeiro; o la coproducción chileno-francesa Matar a un hombre, de Alejandro Fernández Almendras, lo que viene siendo una cruda historia de venganza. A estas se añaden Gente de bien (Franco Lolli), Ciencias naturales (Matías Lucchesi), Historia del miedo (Benjamín Naishtat), La salada (Juan Martín Hsu) y Ventos de agosto (Gabriel Mascaro)

Güeros (Alonso Ruizpalacios)

Nuevos directores

Enfrentarse a la obra de un director novel debería ser una experiencia a pelo, en la medida de lo posible, libre de cualquier clase de conocimiento previo. Podría ser un descubrimiento o podría ser una desgracia, pero el director, solo por atreverse a rodar su primera película en estos tiempos que corren, merece que alguien se acerque a su trabajo con la mirada limpia. Así que seré telegráfico al respecto (más aún que hasta ahora), algo así como cuando a David Lynch le preguntaban durante el rodaje de Mullholland Drive de qué iba su nueva película y respondía: «Una mujer en peligro». Veamos. Chrieg (Simon Jaquemet): Jóvenes alocados y violentos contra el mundo. In Her Place (Alber Shin): Una madre, una hija, y una desconocida de Seúl que llega a su granja, todas juntas. Káin gyermekei (Marcell Gerö): Un documental (titulado como una de las mejores canciones de Barón Rojo, en húngaro) sobre la búsqueda del reencuentro con unos jóvenes asesinos (presumiblemente ya mayores). Name Me (Nigina Sayfullaeva): Dos jóvenes rusas y una búsqueda que pasa del juego al drama. Limbo (Anna Sofie Hartmann): Una alumna, su profesora y una conexión muy especial. La madre del cordero (Rosario Espinosa y Enrique Farías): Una mujer, esclava de su madre enferma, y la liberación. Modris (Juris Kursietis): Documental sobre el centrocampista del Real Madrid. Bueno, no: Una madre y su hijo problemático. Una noche sin luna (Germán Tejeira): Año nuevo, tres personajes, un pueblo en el campo. Toto si surorile lui (Alexander Nanau): Unos niños, una madre presa y una espera. Urok (Kristina Grozeva, Petar Valchanov): Una profesora, un problema y un dilema. Vincent (Thomas Salvador): Un joven, un secreto y el amor. No todo es vigilia (Hermes Paralluelo): Un matrimonio de ancianos y un futuro incierto y temible. Los tontos y los estúpidos (Roberto Castón): Cine dentro del cine dentro del cine. Recordad, mirada limpia.

Resto de secciones

Y después de todo esto, en el festival aún hay sitio para muchas más secciones paralelas de lo más variopintas, incluyendo una retrospectiva con doce películas de Dorothy Arzner (1897-1979), la única mujer que consiguió hacerse una carrera profesional como directora en la época dorada de Hollywood, y Eastern Promises: otra retrospectiva, pero temática, con 50 películas rodadas desde el año 2000 en países que vivieron bajo la influencia soviética tras la Segunda Guerra Mundial. En Culinary Zinema: Cine y gastronomía (sección creada en colaboración con el Festival Internacional de Cine de Berlín y organizada conjuntamente con el Basque Culinary Center) podrán verse hasta once películas de todo el mundo relacionadas con la gastronomía y cuyas proyecciones irán acompañadas de una cena temática. Savage Cinema se centrará en películas en las que la aventura y los deportes de acción serán los protagonistas. También están Zinemira, sección dedicada al cine vasco, organizada por el propio festival, el departamento de Cultura del Gobierno Vasco y la filmoteca Vasca, y Zinemira Kimuak, centrada en los cortometrajes. En el Velódromo habrá varias proyecciones especiales, entre ellas las de los films de clausura, y alguna sesión matinal infantil entre las que destacar la cinta española de animación Dixie y la rebelión zombie, de Ricardo Ramon y Beñat Beitia. El cine para los más pequeños también será protagonista con su propia sección, con siete películas dobladas al euskera. En el Encuentro internacional de estudiantes de cine, se proyectarán los cortometrajes seleccionados de jóvenes de toda Europa, compartiendo el espacio con coloquios y master classes, y habrá premios, alguno de ellos consistentes en una selección del trabajo para el Short Film Corner del próximo festival de Cannes. Por último, estará la sección Made in Spain, donde se proyectarán títulos españoles de este año, estrenados o no, a modo de plataforma de difusión internacional del cine de nuestro país, aprovechando el escaparate que el festival es. En esta sección se podrán ver títulos como Open Windows, Ocho apellidos vascos, Stella cadente o Hermosa juventud entre muchas otras. Y todo esto se condensará del 19 al 27 de septiembre, en el marco incomparable de una ciudad a la que si vas, vuelves.

Hermosa juventud (Jaime Rosales)

Para cerrar esta previa, he preguntado a mis compañeros por sus apuestas/deseos personales, que comparto a continuación:

José David Cáceres

1. Eden (Mia Hansen-Løve) (Sección Oficial)
2. La isla mínima (Alberto Rodríguez) (Sección Oficial)
3. Felice chi é diverso (Gianni Amelio) (Zabaltegi)
4. Honor Among Lovers (Dorothy Arzner) (Retrospectiva)
5. The Tale of the Princess Kaguya (Isao Takahata) (Perlas)

Manuel Ortega

1. Haemoo (Sung Bo Shim) (Sección Oficial)
2. Magical Girl (Carlos Vermut) (Sección Oficial)
3. Chrieg (Simon Jacquemet) (Nuevos Directores)
4. Güeros (Alonso Ruizpalacios) (Horizontes Latinos)
5. Rocks in my Pocket (Signe Baumane) (Zabaltegi)

Sergio Vargas

1. Murieron por encima de sus posibilidades (Isaki Lacuesta) (Sección Oficial fuera de competición)
2. Negociador (Borja Cobeaga) (Zabaltegi)
3. Plemya (Miroslav Slaboshpitsky) (Perlas)
4. Urok (Kristina Grozeva, Peter Valchanov) (Nuevos Directores)
5. Buscando a Gastón (Patricia Ferreira) (Culinary Zinema)