La sede de Charlie Hebdo

La imagen de un lugar donde se escribe, donde se dibuja, donde se crea. La sede de Charlie Hebdo. Que se halle empapada en sangre es una victoria. Pone de manifiesto que escribir, dibujar, crear, todavía importa. Más aun: que si importa, es porque puede acarrear el derramamiento de sangre por parte de quienes han renunciado a la inteligencia. Quienes crean, y son honestos al respecto de lo que acarrea, contra quienes disparan y quienes justifican, disculpan, relativizan, invisibilizan o deciden mirar hacia otro lado escribiendo sobre el olor de las nubes. Que nadie se engañe con respecto al bando en que se encuentra. No hay equidistancia posible.

m2014-charliehebdo

Un momento de Diego Salgado

 

Los créditos finales de Infiltrados en la universidad

Un momento de Manu Yáñez (Diari ARA, Fotogramas, Otros cines)

 

Construyendo el bajón de ‘lemmons’

m2014-wallstreet-lemmons

Un momento de Enrique Pérez Romero

 

Cualquier instante, gesto o escena de ‘El sueño de Ellis’

Un momento de Óscar Brox

 

The Money Chant

Un momento de Ismael Marinero y Jordi Revert (L’Atalante)

 

‘Please Mister Kennedy’

Lo que hay que aguantar para crear un hit… y encima después no ganar royalties.

Un momento de Sergio Vargas

 

‘Chelsea Girls’

Proyección de Chelsea Girls de Andy Warhol en el CGAI, en el marco del festival S8 Mostra de cinema periférico.

m2014-chelseagirls

Un momento de Miguel Blanco (Lumière)

 

Nos creemos los mejores…

… y que la mala suerte nos jode. Que seguiremos siendo una sorpresa cuando alguien nos descubra. Cuando tengamos esa oportunidad. Llewyn Davis lo consigue casi de casualidad. Y lo hace muy bien. Nos emociona. Pero no tan bien como para ganarse la vida con ello. Que se puede ser bueno, pero no lo bastante para ser el mejor. Se lo dice Salieri, que algo de eso sí que sabe

m2014-chelseagirls

Un momento de Manuel Ortega

 

La anatomía humana

La parte de anatomía humana que ha dominado la producción y recepción masiva de imágenes durante 2014.

Un momento de Daniel de Partearroyo (Cinemanía)

 

Presidente Snow

m2014-sinsajo

Un momento de Álvaro Peña

 

Clones bailando: el sentido de la maravilla revisitado

Un momento de Ignacio P. Rico (Guía del Ocio)

 

Modern Love

Un momento de Andrea Morán Ferres (Filmin365)

 

‘Oh Boy’, o cómo reencontrar el camino

Un momento de Emilio Luna (El antepenúltimo mohicano)

 

Muerto en vida

David Grant (Will Forte) visita el cementario donde están enterrados sus antepasados por parte paterna. Cuando llega a la tumba de su tío David (nuestro protagonista se llama así en memoria de su tío), Payne establece un pararelismo visual mediante un sencillo plano/contraplano, como si David estuviera viendo su propia tumba a pesar de estar aún con “vida”.

m2014-nebraska_1 m2014-nebraska_2

Un momento de Luis Baena

 

Final de ‘Enemy’

Pilla a todo el mundo por sorpresa, y sus interpretaciones son infinitas.

Un momento de Alberto Abuin (Blogdecine)

 

Scarlett Johansson en ‘Under the skin’

Detalle de http://reinohueco.tumblr.com/post/97504330191/under-the-skin-2013:

m2014-undertheskin

Un momento de Elisa McCausland (CuCo)

 

Blood Popsicles

Un momento de Arantxa Bolaños de Miguel

 

El gag final de ‘Guardianes de la galaxia’

Un momento de Tonio L. Alarcón

 

Come here. Come…

There’s wind that blows in from the north
And it says that loving takes this course
Come here. Come…
Here
Are my place and time
And here in my own skin
I can finally begin

— Kath Bloom y Arcade Fire

Un momento de Antonio Arenas (Magnolia)

 

I gave you a rare gift

Un momento de Álvaro Arbonés

 

Wonderwall en ‘Mommy’

Dado que refiero que no conste ni imagen ni vídeo, un clip del mismo film:

Un momento de Manu Argüelles (CineDivergente)

 

Esplendor en la hierba

Mi mejor momento de 2014 lo encontré inserto en una película que ni tan siquiera me convenció del todo: Dos días, una noche, de los hermanos Dardenne. Los cineastas de la contención nos sorprendieron con una escena que rivalizaría con la (legítima) pornografía emocional del anuncio de la lotería nacional de este año. Sandra, desempleada inminente, hace parada en un campo de fútbol durante una dolorosa encuesta encaminada a saber cuántos de sus compañeros la indultarían en la segunda votación para dirimir su permanencia en la empresa. Y allí todo se desborda, porque una cosa es querer un incentivo y otra decirle a Marion Cotillard, mirándole a los ojos, que a cambio quieres que se vaya. Un esplendor en la hierba que no se hubiese atrevido a filmar ni el mismísimo Frank Capra.

 m2014-marion

Un momento de Jorge-Mauro de Pedro Ayuso (lavanguardia.com, culturaca.com)

 

El escaneo

Un momento de Aarón Rodríguez

 

El estado cambiante de la exhibición

El cierre de The Pirate Bay, la compra y reconstrucción de cines con propuestas de exhibición muy diferentes a las de las grandes cadenas, y la ampliación de mercado de plataformas VOD como Filmin. Todo muy sintomático de los hábitos de visionado de las nuevas generaciones.

m2014-piratebay

Un momento de Monica Jordan (Transit)

 

‘Burying the Ex’

Volver a ver una peli de Joe Dante, además estrenada en un festival como el de Venecia.

m2014-dante

Un momento de Nicolas Ruiz (Cineuá)

 

The Rise of the Hackers

Las relaciones entre el mundo de internet y el cinematográfico, siempre conflictivas, han alcanzado en este 2014 un nuevo estatus. Más allá de la competencia establecida entre dos sistemas de ocio que, en el fondo, reafirman la famosa frase de Cicerón “El dinero es el nervio de la guerra”, dos hechos puntuales son, desde mi punto de vista, los más significativos y definitorios de la pugna. La filtración masiva de imágenes personales de buena parte del mundillo en el evento conocido como The fappening y el reciente ataque hacker a Sony Pictures a raíz del, luego abortado, estreno de The interview. Ambos cuestionan, evidentemente, el marco de libertad de la red en relación con el mundo real (?) pero, sobre todo, decantan una balanza que parece que sólo puede seguir inclinándose de un lado conforme pasa el tiempo. Más allá del desagradable componente ético del asunto, deleznable en ambos casos, el triunfo de los hackers es el sintomático triunfo de un tiempo nuevo, veremos a qué lugar nos conduce.

m2014-hackers

Un momento de Martín Cuesta (Cinema ad hoc)

 

La araña

Miedo al fracaso. Miedo a no tomar las decisiones correctas. Miedo a vivir como realmente soy. Todos deseamos pensar que alguien acabará protegiéndonos, incluso de nosotros mismos. Pero, algunas veces, confiamos demasiado en esa tutela. Tanto, que puede volverse en nuestra contra.

Es más, esa tutela… puede ser tóxica.

Temor y angustia. Engaño, y autoengaño. Deseo… y amor maternal. Porque si en este 2014 Xavier Dolan homenajea en Mommy a las sufridoras madres a través de la figura de la envidiable Die, Villeneuve potencia una subtrama de la novela de Saramago (El hombre duplicado) que podría pasar completamente desapercibida, y la lleva a un primer plano tan evidente en pantalla como el tamaño de la gigantesca araña…

Y es que aunque la terrible imagen de la araña en Enemy sigue siendo objeto de múltiples interpretaciones (podría tratarse del acecho de la doble personalidad del protagonista; podría pensarse se trata de una advertencia, la que sin éxito intenta evitar que Adam caiga en las redes de su propia mente; también de una forma de hacernos ver el mal que le rodea, en forma de lujuria, o incluso de capacidad para cometer un homicidio sin remordimientos…), cuando aparece ese gigantesco ejemplar moviéndose altivo, temible e imponente por la sucia e impersonal ciudad, nos damos cuenta de que un personaje es incluso más recurrente que el del propio Adam/Anthony: el de la madre, que le reclama continuamente, que es una pieza clave de su vida, y la causante de sus vidas. Tal importancia tiene el personaje que, aunque Villeneuve se ocupa de que no sea obvio, ya aparece, incorpórea pero al acecho, en la primera escena, hablando con su hijo por teléfono mientras la cámara hace un barrido por el metálico paisaje. De esta forma, la influencia la madre es tal en la vida de Adam/Anthony que le atrapa, con la gran tela de araña que es la ciudad, en su pequeño mundo (limitado a moverse de casa a la facultad). Y que le guía, “protegiéndole” entre sus severos e imponentes brazos, que son como las patas de una araña, capaces de rodear también a su preciada presa.

 m2014-enemy

Un momento de Arantxa Acosta

 

Painless and Perfect

Podría decir Tom Hardy conduciendo durante hora y media. Podría decir la turbadora fusión de Will Graham y Hannibal Lecter y su diseño sonoro. Podría decir haber visto en pantalla grande por primera vez Solo el cielo lo sabe. Podría decir la hilarante mariscada de Ilana Glazer y Abbi Jacobson en Broad City. Podría decir las inquietantes escenas en el vacío negro de Under the Skin. Podría decir Sherlock borracho. Podría decir la fotografía de Agnès Varda tirando del brazo de Keanu Reeves. Podría decir haber visto una vez más en su formato original Dresden Dynamo de Lis Rhodes. Podría decir ese episodio de Banshee que parece una película de Terrence Malick. Podría decir la retorcida frialdad de Gillian Flynn y David Fincher. Podría decir… Pero lo que digo es este plano de The Knick que lo dice todo sin decir nada. Painless and perfect.

momento_Blanca_Rego

Un momento de Blanca Rego (Mediateletipos)

 

La sonrisa de Nick Dunn

La sonrisa forzada de Ben Affleck frente a los periodistas en Perdida, que expresa con precisión el desamparo del hombre común ante los mecanismos de la opinión pública.

momento_Carles_Matamoros

Un momento de Carles Matamoros (Transit)

 

El Mundial de Brasil ’14

Nos hemos quedado sin más de 800 kilómetros de selva amazónica mientras, no casualmente, se jugaba el Mundial de fútbol de Brasil: un incremento notable, con respecto a los meses anteriores, de la deforestación en la Amazonia. 2014 fue un año de aumento en la devastación de esta selva: curiosamente, una de las empresas clásicamente apegadas a esta destrucción, McDonald’s, fue una de las patrocinadoras oficiales del campeonato de fútbol; otras sospechosas habituales, como KFC, también estuvieron muy presentes durante la celebración del evento.

momento_Álvaro_Pita 

Un momento de Àlvaro Pita (Scifiworld)

 

Emmanuelle Seigner danzando alrededor de Mathieu Amalric en ‘La Venus de las pieles’

momento_Beatriz_Martínez

Un momento de Beatriz Martínez (Fotogramas)

 

La escena Wonderwall en ‘Mommy’

Esto lo escribí para Cineuá desde Cannes pocas horas después de haber visto la película: Steve, a ritmo de Oasis, con su longboard, por la calle. Y un primer plano, y un gesto. Un gesto real, un movimiento manual. Como escribir en Twitter, crear un grupo de WhatsApp, sacar dinero de un cajero, hacernos un selfie, ampliar una foto. Sí, ampliar una foto, cambiar el mundo, comerse el mundo, crecer, vivir una película que ya es más que una película, es un gesto. Un gesto que ya había quedado casi enterrado por la tiranía de lo visual. Un gesto tan extremo como una bofetada y salvador como una caricia. Un gesto que es escritura de la vida, escultura del alma, danza del tiempo, arquitectura de la imagen. Un gesto cinematográfico. Un gesto que es tanto un beso como jugar con el iPad. Un gesto, el de Steve en Mommy, que, a ritmo de Oasis, Jane Campion debería recompensar con otro gesto: darle a esta película la Palma de Oro.

momento_Sergi_Fabregat

Un momento de Sergi Fabregat (Cineuá)

 

Los últimos 50 minutos de ‘Transformers: La era de la extinción’

Michael Bay desatado, o lo que es lo mismo, delirio febril solo apto si uno va con un par de Biodraminas en el cuerpo. Casi se le perdona que las casi dos horas previas de película sean reiterativas, aburridísimas y autocomplacientes hasta la exasperación con su visión destructiva del cine: momentos como el de la lluvia de barcos y coches o la persecución por la fachada del edificio (directamente plagiada de The thieves, pero eso qué más da) convierten este último segmento de la película en uno de los excesos hi-tech más descabellados de los últimos años. Y eso, viniendo del rey del exceso, son palabras mayores. Un espectáculo inenarrable.

momento_Javi_Cózar

Un momento de Javi Cózar (Contrapicado)

 

Trailer ‘Star Wars: Episode VII’

En menos de noventa segundos, J.J. Abrams ha logrado dar un mandoblazo (de espada láser, se entiende) de proporciones épicas: el tráiler cinematográfico más visto en la (joven, por otra parte) historia de internet, aportando con pocas imágenes un catálogo de reacciones emocionales de incalculable valor. En la textura de estos escasos fotogramas identificamos tanto el espíritu de que define el universo de Star Wars como la inconfundible personalidad de su nuevo creador. Vibrante y misterioso, cálido e inquietante, reconocible y renovador. Deberían permitirle titularlo Una nueva esperanza, por mucho que en los catálogos de consulta genere confusión.

Un momento de Israel de Francisco

The ‘Fappening’, la cuestión moral y la exposición de XVALA

http://www.telegraph.co.uk/culture/art/art-news/11081126/Nude-Jennifer-Lawrence-photos-to-be-displayed-in-art-gallery.html

momento_Visual404

Un momento de Visual 404