El hijo del otro

el hijo del Otro. Así se nos presenta el título del film, blanco sobre negro, nada más iniciarse la película. ‘Otro’ en mayúscula, lleno de significado. ¿Somos lo que somos, por naturaleza, o por el entorno en el que nos hemos criado?

La obsesión de Darren Aronofsky

Al director le atrae realizar una autopsia del hombre, de sus virtudes y defectos, identificando espiritualidad y carnalidad en el mismo ser. Es en base a esta premisa, a esta obsesión, que el director centra sus filmes y, por tanto, no nos puede extrañar que construya todo el argumento alrededor siempre del personaje principal.
article placeholder

Habitación perdida

Habitación perdida (The Lost Room) consigue hacer confluir en menos de seis horas un conjunto de géneros y subgéneros nunca antes visto. Los primeros diez minutos absorben al espectador, incrédulo frente a una historia mezcla de cine negro, comedia, aventuras y misterio.
article placeholder

De la herramienta al androide

¿Por qué tenemos tanto miedo a la evolución tecnológica? ¿Es realmente posible las máquinas se subleven contra nosotros o, muy al contrario, viviremos en harmonía las dos “especies”? ¿Acaso el progreso de una máquina es convertirse en hombre, y no al revés? Nos hacemos muchas preguntas aún sin respuesta, pero encontramos teorías varias en teatro, literatura y, por supuesto, cine.
article placeholder

Erik Nietzsche (Lars Von Trier)

Historia de una transformación De Erik Nietzsche, el cándido aprendiz, a Lars Von Trier, el petulante genio  «Acéptame como soy, si me quieres. Sólo así nos conoceremos el uno al otro» 8 1/2 (Federico Fellini, ...