Dos metros de esta tierra

Ahmad Natche debuta con un largometraje rodado en Palestina, una historia, la preparación de un festival de música, hecha a base de momentos aparentemente débiles, de esperas relajadas, de encuentros fortuitos y fugaces que muestran el ritmo del tiempo inexorable.