Marge intenta presentar un nuevo especial de Halloween, pero la gran cantidad de imágenes promocionales de Fox se lo impide, por lo que decide actuar y eliminarlos físicamente —llegando a meter en el microondas al Dr. House hasta que éste explota—. Con los restos hará un soufflé en el que, al rebanarlo, aparecerá el título del especial.

En E.T., Go Home (E.T., vete a casa) Bart adopta a Kodos al encontrarlo en su cobertizo, pero las intenciones del alien son las de dominar a la humanidad. Sin embargo, serán derrotados y Kodos viviseccionado. Episodio lleno de referencias sarcásticas y ácidas a la película de Spielberg de 1982 y su concepto del «buen extraterrestre».

Con la siguiente historia, Mr. & Mrs. Simpson, los creadores de la serie trataron de parodiar el taquillazo del 2005 Sr. y Sra. Smith (Mr. & Mrs. Smith, Doug Liman), famoso film a raíz del cual sus actores principales, Angelina Jolie y Brad Pitt, comenzaron su relación sentimental. Aquí es el matrimonio Simpson el que sustituye en ambos actores: en su cuarto de baño Homer tiene su cuartel secreto como agente especial y en el espejo aparece su jefe de operaciones, el señor Burns, que le llama «109» —“¿Por qué siempre tiene que decir mi peso?”, le pregunta Homer—. Pero descubre que su esposa también es una asesina a sueldo como él, por lo que tratarán de liquidarse, aunque eso incentivará su relación amorosa.

En el último de los relatos, Heck House (La casa infernal), Bart, Lisa, Milhouse y Nelson comenzarán su particular noche de Halloween de asalto a sus convecinos, provocando el terror y el caos a ritmo de Los Ramones. Ned Flanders, nuevamente convertido en un Satán, les dará una lección, llevándoles a un infierno sacado de la imaginación de El Bosco donde les muestra los siete pecados capitales de Springfield. Al final, y tras el arrepentimiento de los niños, Flanders advertirá a los espectadores que ellos también irán de cabeza al infierno por el sólo hecho de ver la Fox.