Este es el séptimo año consecutivo que dedicamos el verano en miradas de cine a repasar y aprender de la historia del cine. Empezó como una idea de continuidad pero nunca nos paramos a pensar en serio lo que podría llegar a suponer y las posibilidades que ofrecía. La idea original era ofrecer solamente comentarios de películas. En los primeros años fueron las más mencionadas en los ineludibles votos de lectores, colaboradores y amigos, muchas de ellas repetidas habitualmente en resúmenes, listas y demás variedades. A partir de 2006, con el recorrido por los años 60, enfocamos los contenidos de estos especiales por caminos menos habituales incluyendo comentarios de películas dirigidas por Seijun Suzuki, Mario Bava, Sidney Lumet, Jean Rouch, Jíri Weiss o Edgar Neville, ignorando los resultados de las listas recibidas. El verano pasado apostamos por añadir a las reseñas, artículos de profundidad sobre autores y temas, aceptando, de una vez por todas, la imposibilidad de ofrecer un trabajo realmente completo, pero a la vez dando la oportunidad a textos transversales y amplificando las voces, distintas que no (necesariamente) distantes.

Ahora, llegamos a los años 30, un periodo excitante casi a nivel mundial, en el que mantenemos los hitos marcados recientemente pero echando un poco más de leña al fuego: 1) encuesta de lo mejor y más sobrevalorado; 2) reseñas arbitrarias de películas, procurando prestar atención al cine menos recordado, por una razón u otra; 3) textos sobre cineastas, movimientos, temas, etcétera; 4) reseñas de los films que más votos han recibido (21 en concreto, distribuidos en los 15 primeros puestos). Dividido en dos capitulos, en este primero publicamos las votaciones en la que participan colaboradores y colegas, una tanda inicial de comentarios de 39 películas (más de cincuenta listas con invitados de lujo), la lista comprimida de imprescindibles (170 títulos) elaborada por el crítico español Miguel Marías. En septiembre volveremos con una colección de artículos y las 21 reseñas de las otras tantas películas más votadas (quince primeros puestos). Ahora a leer con paciencia, a recuparar todas esas pelis, que intuíamos geniales y parece que sí lo son… entre una cosa y otra, tomarse una cerveza y un whiskey (o un bourbon), puede ser de lo más satisfactorio.

Os dejamos con un pequeño regalo de bienvenida: