Actores imprescindibles en este tipo de comedias: Cary Grant, James Stewart, Katherine Hepburn, Spencer Tracy, Melvyn Douglas, Clark Gable, William Powell, Rosalind Russell, Miriam Hopkins, Ralph Bellamy, Irene Dunne, Carol Lombard, Gary Cooper, Claudette Colbert, Edward Everett Horton, Cecil Kellaway, Jean Arthur, Myrna Loy, Herbert Marshall, Donald Meek…

Brillantez. La Screwball Comedy eleva la comedia norteamericana a la cumbre del género.

Chico encuentra chica. Cary Grant tropieza con Katherine Hepburn, desde ese momento cualquier cosa puede suceder…

Diálogos. Los firman un grupo de guionistas de gran talento: Ben Hecht, Dudley Nichols, Robert Riskin, Charles Brackett, Billy Wilder…

Enredos, enredos y enredos.

Frank Capra dirigió en 1934 una de las comedias más representativas, Sucedió una noche (It happened one night). Directores como Howard Hawks, Gregory La Cava, Michael Leisen, Leo McCarey, W.S. Van Dyke, Jack Conway  o George Cukor trabajaron este tipo de comedias.

Gran Depresión. A partir del hundimiento bursátil de Nueva York en 1929 la sociedad norteamericana se sumergió en una profunda crisis económica y financiera. El cine se convirtió en un refugio para millones de norteamericanos que deseaban evadirse de la realidad y olvidar los problemas. Las comedias ligeras y los musicales cumplían esta misión a la perfección, eran fáciles de digerir y tenían como único objetivo la exaltación de la vida, la alegría y el amor.

Hollywood años 30. La llamada “gran fábrica de los sueños” puso a trabajar a todo gas a su enorme maquinaria para ofrecer al público películas de evasión que hicieran olvidar la grave situación económica en la que se encontraba envuelto el país, entre ellas las Screwball Comedies se convertirán en las películas más representativas del periodo de entre guerras.

Ingredientes para elaborar una buena comedia: situaciones absurdas y gags físicos (tropiezos, zancadillas, caídas, persecuciones) heredados de la comedia  de los años diez y veinte denominada slapstick, personajes atípicos o excéntricos, diálogos rápidos y brillantes, humor sofisticado, triángulos amorosos, una pareja protagonista con alta dosis de química sexual y enzarzados en una continua batalla de sexos, una pizca de sexo sugerido y, después de todo ello, un final feliz.

Juegos de seducción. Un continuo tira y afloja entre la pareja protagonista constituía la espina dorsal de la trama de este tipo de comedias.

C.K. Dexter Haven o, lo que es lo mismo, Cary Grant en Historias de Filadelfia. Nombre que nos resuena como un eco siempre que recordamos las Screwball Comedies. Gran personaje, gran interpretación, gran película.

Lubitsch, Ernst (Berlín 1892-Hollywood, 1947). Maestro de maestros. Las películas de Lubitsch representan un punto y aparte dentro de la comedia norteamericana. Elevó a la cumbre de la sofisticación y la elegancia a este tipo de películas. Genial en la puesta en escena (pocos como él han sabido aprovechar de forma tan admirable los espacios cinematográficos) y la dirección de actores. La utilización de los decorados y particularmente lo que ocurría detrás de sus puertas cerradas, lo que sugería la cámara o lo que callaban los personajes caracterizaron sus películas imprimiéndoles una gran dosis de encanto, elegancia y alto grado de sensualidad. Podríamos decir que el cine de Lubitsch se mantiene en un continuo equilibrio entre lo mostrado y lo sugerido. Su dirección es siempre de una enorme delicadeza, las películas discurren con suavidad como si alguien anduviese de puntillas. Todo esto forma parte de lo que se conoce como el “toque Lubitsch”.

Matrimonios, flirteos y enredos sentimentales se suceden y dan lugar a todo tipo de situaciones absurdas.

Nueva Inglaterra y más concretamente el Estado de Connecticut es la localización de algunos de los títulos más representativos de la Screwball Comedy. Las ciudades y el campo; las grandes mansiones, los bancos, los hoteles, la redacción de los periódicos, las casas rurales, los campos de golf, etc. dan carácter a los personajes y catapultan las situaciones cómicas.

Oscars. Sucedió una noche en 1934 y Vive como quieras en 1938 consiguieron el Oscar a la mejor película. Frank Capra consiguió el Oscar al mejor director por Sucedió una noche y repitió en 1936 por El secreto de vivir y en 1938 por Vive como quieras. Sucedió una noche consiguió el Oscar a la mejor actriz para Claudette Colbert, el de mejor actor para Clark Gable y el mejor guión para Robert Riskin. En 1941 James Stewart consiguió el Oscar al mejor actor por su interpretación en Historias de Filadelfia y Donald Ogden Stewart el premio por el mejor guión adaptado.

Parejas. Cary Grant y Katherine Hepburn, William Powell y Myrna Loy, James Stewart y Jean Arthur son algunas de las parejas que nos han hecho disfrutar de momentos inolvidables de la comedia norteamericana.

Quizás la Screwball Comedy junto al western sean los géneros más indiscutiblemente norteamericanos.

Romanticismo. Sí pero en su punto justo.

Subgénero. La Screwball Comedy se considera un subgénero dentro del género de la comedia. Se desarrolla durante la década de los treinta y cuarenta del siglo XX. La llegada de la Televisión en los años cincuenta y la transformación de los grandes estudios de Hollywood hacen que el cine clásico norteamericano vaya paulatinamente apagándose. Se estima el momento de  la Segunda Guerra Mundial, a mediados de los años cuarenta, como momento de declive de esta “comedia sofisticada”. Su influencia sin embargo llega con gran fuerza hasta el día de hoy tanto en el cine como en las comedias para la televisión.

Títulos para disfrutar de una sesión de Screwball Comedy: Sucedió una noche (It happened one night, Frank Capra, 1934), Ella, él y Asta (After the thin man, W.S. Van Dyke, 1936), El secreto de vivir (Mr. Deeds goes to town, Frank Capra, 1936), La octava mujer de Barbazul (Bluebeard´s eighth wife, Lubitsch, 1938), Vive como quieras (You can´t take it with you, Frank Capra, 1938), La fiera de mi niña (Bringing up baby, Howard Hawks, 1938), Vivir para gozar (Holiday, George Cukor, 1938), Luna nueva (His Girl Friday, Howard Hawks, 1940), El bazar de las sorpresas (The shop around the corner, Lubistch, 1940), Mi mujer favorita, (My favorite wife, Leo McCarey, 1940), Historias de Filadelfia (The Philadelphia story, George Cukor, 1940), Lo que piensan las mujeres (That uncertain feeling, Lubistch, 1941).

Universo particular de este tipo de comedias: personajes desclasados, descontentos, absurdos y excéntricos, los personajes secundarios son atípicos o están fuertemente arraigados en las clases altas (circunstancias que ofrecen grandes posibilidades para la comedia); dentro de la más absoluta cotidianidad los personajes se comportan sin normas prefijadas e incluso con cierta irracionalidad. La protagonista femenina es fuerte e independiente en la mayoría de los casos y el protagonista masculino se deja llevar o es arrastrado por las circunstancias. Estas películas son comedias corales en las que cada personaje tiene una función específica dentro de la trama. Son asimismo comedias con un fuerte carácter social; los oficios que desempeñan los personajes, la clase social a la que pertenecen y hasta los lugares en los que  la acción se desarrolla son fundamentales para entender este tipo de comedias.

Vance, Susan. Protagonista femenina de la película de 1938, La fiera de mi niña (Bringing up baby) dirigida por Howard Hawks. En ella, Katherine Hepburn, interpreta a una mujer-tipo de las Screwball Comedies: fuerte, rica, independiente y causa de las situaciones más disparatadas. Este roll estaba reservado habitualmente al protagonista masculino en películas de otro género. Hepburn se convertiría en la actriz por excelencia de este tipo de comedias.

Walter Burns. Protagonista masculino que interpreta Cary Grant en la película de Howard Hawks, Luna nueva (His Girl Friday, 1940), coprotagonizada por Rosallind Russell.  Gracias a un natural talento para la comedia, su dominio de todos los entresijos del género: los silencios, el ritmo, la gestualidad, los gags físicos, además de su seguridad y gran presencia ante la cámara, podríamos decir que Cary Grant representa por sí mismo la Screwball Comedy.

Oxígeno. Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua: Gas más pesado que el aire, incoloro, inodoro, insípido y muy reactivo, es esencial para la respiración y activa los procesos de combustión. (Símb. O).  Cualquier Screwball Comedy como remedio infalible para la melancolía, las penas, los desamores, la vida. Sustitutiva del oxígeno y altamente inflamable.

Y… ¿Alguna idea más? Sólo algunas palabras que nos vienen a la mente al pensar en la Screwball Comedy: blanco y negro, enormes y lujosos decorados, el brillo de un vestido de noche, perros, caballos y dinosaurios, champán, aceitunas, leopardos, el titular de un periódico, sombreros, un tropiezo, una llamada de teléfono, la luna reflejada en un estanque, una copa, una noche templada, un baile en la terraza, una casa en Connecticut…

Zoótropo. Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua: Aparato que al girar produce la ilusión de que se mueven unas figuras dibujadas, a causa de la persistencia de las imágenes en la retina.