article placeholder

Los visitantes

«Los visitantes narra el regreso de un pasado imposible de ahuyentar, y probablemente una cosa no muy diferente fuera la película para el propio Kazan: parece verosímil que lo que a Kazan le interesó de esta historia ocurrida durante la guerra de Vietnam es que conectara muy evidentemente con un tema que le perseguirá toda la vida, el de la delación, desde que en 1952 diera los nombres de varios de sus compañeros ante el comité de Actividades Antiamericanas.»
article placeholder

Hay que matar a B.

«Borau es un cineasta riguroso en la metodología y planificación de sus películas, siempre preocupado por la fuerza cinematográfica con la que carga sus historias. Hay que matar a B. es un buen ejemplo de cómo trabaja la puesta en imágenes, y no exclusivamente en el soberbio prólogo.»