Rastros de sándalo

Presentada en la sección oficial (fuera de concurso) de la última Seminci de Valladolid, es una obra bastante atípica en el panorama del cine contemporáneo español, que parece rimar con la proposición como elemento clave de un continuo contraste de culturas, identidades y estéticas. Un contraste que parece seguir a pies juntillas el subtítulo que el film aporta en su versión castellana: Dos hermanas, dos culturas.

Los temerarios del aire

Si Kazan fue indiscutiblemente el mejor analista de la sociedad americana de los años 50-60, no sería descabellado afirmar que Frankenheimer ocupa un lugar similar por su descripción de la sociedad americana de los 60-70. Films tan extraordinarios como este o Su propio infierno, Plan diabólico, Yo vigilo el camino son un buen ejemplo de ello.

El sueño de Ellis

Así se puede comprender en toda su dimensión el cine de James Gray y su objetivo. Una resituación de conflictos clásicos, menos en una línea narrativa que en un conjunto de espacios emocionales.

La mujer invisible

Fiennes mueve la historia con ayuda de elipsis, evitando pasajes explicativos farragosos, y presenta un gusto por el encuadre que va más allá del preciosismo fotogénico.

Joven y bonita

Drama adulto y complejo sobre la adolescencia y sus cuitas, deja, sin embargo, la pregunta psicoanalítica por excelencia sin resolver, tan sólo bosquejada la falta de amor paterno por un torpe terapeuta: Ozon no despeja sus incógnitas porque, parafraseando a su admirado Buñuel, “la belleza del arte es el misterio”.
article placeholder

A propósito de Llewyn Davis

Creer en el talento, crear en el olvido Yo no creo que Llewyn Davis tenga mala suerte. Ni tampoco que sea un perdedor, ni un ser problemático. No creo que Dave Van Ronk tampoco lo fuera. Por lo que he leído (po...
article placeholder

Gloria

La lucha por la felicidad Casualidades de la vida, hace pocos meses escribí otro artículo, titulado precisamente Gloria, y del que —aun no teniendo nada que ver con el cine—, bien podría recuperar algunas de su...
article placeholder

Cruce de caminos

La felicidad arrasada La poderosa primera escena de esta película, magnífica en ejecución y significativa en la introducción del personaje principal, deja sentadas algunas de las bases de lo que será todo el fi...
article placeholder

El gran Gatsby

Los intereses creativos de Baz Luhrmann le abocaban a encontrarse con Jay Gatsby, como finalmente ha sucedido. La película resultante recupera con gusto y pasión por el detalle los tópicos más representativos de una época a la que se mira con fascinación, pero vuelve a poner de relieve las limitaciones del cineasta cuando de abordar el conflicto dramático, más allá de la encendida sublimación de lo amoroso, se trata.
article placeholder

El chico del periódico

Uno no deja de sorprenderse y eso que ya se va haciendo mayor y pocas cosas te cogen ya de sorpresa. Pero en sorprenderse está el secreto para seguir mirando cada vez con más atención. Con más ojos, con más int...
article placeholder

Blue Valentine

La erosión del tiempo Dicen que el tiempo es relativo. Dicen que el tiempo lo cura todo, dicen, pero también lo transforma todo, lo cambia. Y claro, el amor está dentro de ese “todo”. Dicen que en la madurez es...
article placeholder

Las ventajas de ser un marginado

La isla de los juguetes perdidos “Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Est...
article placeholder

El vuelo (Flight)

El último trabajo de Robert Zemeckis supone una oportunidad de oro para acercarnos a la particular manera de entender el cine de un cineasta especialmente dotado para expresarse a través de las imágenes, ya sean estas grandes o pequeñas. En El vuelo (Flight) pega la cámara a un piloto alcohólico que, tras sobrevivir a un espectacular accidente de avión, vivirá su particular descenso a los infiernos en pos de la aceptación de sus pecados, que son los de la bebida.